Escolar Abogados

             C/ Velázquez, 20, 4º izda. 28001 MADRID (ESPAÑA)
Tl.: +34-915780079   Fax: +34-915781514  
Correo-e: despacho@escolarabogados.com

            

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Herencias                         >> Vea el proceso de una herencia 

La herencia constituye uno de los hechos de mayor relevancia en la vida de las personas y la historia familiar. En España, la transmisión patrimonial por causa de fallecimiento viene regulada por las disposiciones que el propio fallecido dictó antes de su muerte y por la Ley. 

En los siguientes epígrafes, Ud. encontrará algunos consejos prácticos de índole general acerca del testamento y la forma, pasos y contenido de la transmisión de los bienes del fallecido, en el derecho común.

Consejo:
Las sucesiones y donaciones son actos jurídicos complejos, regulados por disposiciones imperativas y con efectos en ámbitos del derecho tales como el civil, financiero y tributario. Conviene que cada caso concreto sea diseñado y ejecutado conforme con sus circunstancias y en la forma más adecuada al interés y voluntad de los intervinientes dentro de las amplias posibilidades que ofrece la Ley.

Preguntas

Qué es un testamento y cuál es su utilidad

Existen otras alternativas a la sucesión por causa de muerte.

Quiénes son los herederos forzosos.

Contenido básico del testamento.

Quiénes heredan en caso de que el fallecido no haya otorgado testamento.

Por qué es necesario partir la herencia y en qué consiste.

Qué documentos son necesarios.

Qué personas hacen la partición.   

Qué actos son previamente necesarios para la partición.

Quién, cuánto y cuándo se debe pagar a Hacienda.

Qué es un testamento y cuál es su utilidad Subir

Con carácter general, un testamento es un el acto de última voluntad por el que una persona señala la forma en que sus bienes serán transmitidos tras su fallecimiento.

Su principal utilidad es evitar los mayores costes y trámites de la sucesión intestada así como los posibles procedimientos judiciales contenciosos o voluntarios derivados de la falta de testamento por un lado y de las discordias entre los herederos. 

Así la falta de un testamento obligará a los herederos a otorgar por unanimidad la llamada declaración de herederos y, en caso de desacuerdo, de común acuerdo podrán solicitar el nombramiento de un partidor o cualquiera de ellos podrá solicitar al Juez la partición, con el aumento de coste que ello implica.

Los tipos de testamento son el militar, marítimo, ológrafo, notarial cerrado y notarial abierto, siendo este último el que mayor seguridad jurídica otorga y el que menos posibilidades ofrece de ser impugnado.

Existen otras alternativas a la sucesión por causa de muerte Subir

La sucesión implica necesariamente operaciones de tipo financiero y fiscal. Dependiendo de estas variables es siempre aconsejable efectuar un estudio acerca de las ventajas comparativas entre diferentes instituciones de transmisión patrimonial con la finalidad de diseñar estrategias de transmisión y optimizar los beneficios.

De esta forma y, a modo de ejemplo, puede recurrirse así, de forma complementaria o no a otras instituciones, a la creación de sociedades patrimoniales bajo ciertas condiciones legalmente exigidas y para patrimonios elevados, planes de sucesiones de empresa, transmisión de vivienda a cambio de pensiones vitalicias, hipotecas regresivas, etc.

Quiénes son los herederos forzosos Subir

Si el causante (la persona que fallece dejando bienes) no ha otorgado testamento, es la Ley quien se encarga de determinar quiénes son sus herederos y la parte de la herencia que les corresponde. A continuación, se indican quiénes son herederos ab intestato que recibirán los bienes por orden de prelación:

1. Hijos o descendientes: por partes iguales. Si alguno de los hijos o descendientes ha fallecido y tiene a su vez hijos, opera el derecho de representación, que consiste en que éstos últimos heredan, por partes iguales en caso de ser más de uno, lo que le correspondía al heredero fallecido. Si el hijo o descendiente fallecido no tiene descendiente alguno, su porción hereditaria acrecentará la que corresponde a sus hermanos por partes iguales. Sin embargo, si el hijo o descendiente fallecido sin descendencia, ha dejado a un cónyuge viudo, éste último disfrutará del usufructo de un tercio de la porción hereditaria.

2. Padres por partes iguales, al que sobreviva en caso de que uno hubiere fallecido o, en defecto de ambos, a los demás ascendientes. Si el fallecido deja cónyuge viudo a éste le corresponderá la mitad de la herencia en usufructo.

3. Viudo o viuda en defecto de ascendientes o descendientes, por la totalidad de la herencia.

4. Hermanos, tíos y primos sucesivamente y por este orden, por partes iguales.

5. Estado, sólo en el caso de que falten todos los anteriores.

En caso de falta de testamento, se requiere una declaración de herederos que se otorga ante el notario del domicilio del difunto o ante el Juez en el supuesto de que los herederos sean parientes lejanos. En este documento público se hace constar quiénes son los herederos legales del causante.

Contenido básico del testamento Subir

1. Institución de herederos: en el testamento se nombran los herederos sin necesidad de concretar los bienes que corresponderán a cada uno de ellos. Deberá tenerse en cuenta cuáles son los herederos forzosos y la parte de la herencia que obligatoriamente corresponderá a cada uno.

2. Institución de legatario: el testador puede atribuir a una o más personas uno o varios bienes determinados o determinables, siempre que respete las legítimas (porción de la herencia que corresponde a los herederos forzosos). En este caso, al beneficiario de esta disposición se le llama legatario.

3. Institución de albacea: el testador puede designar a una persona para administrar los bienes tras el fallecimiento hasta que los herederos tomen posesión de ellos.

4. Institución de contador-partidor: es la persona designada por el testador para partir la herencia, entregando a cada heredero y legatario la parte que le corresponde de la herencia. Normalmente es la misma persona la que desempeña el cargo de albacea-contador-partidor. Conviene que la persona elegida sea de la más absoluta confianza del testador. Esta institución, resulta de gran utilidad para evitar desavenencias familiares. No obstante, es conveniente destacar que, si el testador no dispone otra cosa, las funciones del albacea-contador-partidor caducan transcurrido un año desde la muerte del testador.

5. Institución de tutor: en el caso de que el testador tenga a su cargo a persona incapacitada o menor el testador puede nombrar a la persona que administre sus bienes y asuma su cuidado.

Quiénes heredan en caso de que el fallecido no haya otorgado testamento Subir

Si el causante (la persona que fallece dejando bienes) no ha otorgado testamento, es la Ley quien se encarga de determinar quiénes son sus herederos y la parte de la herencia que les corresponde. A continuación, se indican quiénes son herederos ab intestato que recibirán los bienes por orden de prelación:

1. Hijos o descendientes: por partes iguales. Si alguno de los hijos o descendientes ha fallecido y tiene a su vez hijos, opera el derecho de representación, que consiste en que éstos últimos heredan, por partes iguales en caso de ser más de uno, lo que le correspondía al heredero fallecido. Si el hijo o descendiente fallecido no tiene descendiente alguno, su porción hereditaria acrecentará la que corresponde a sus hermanos por partes iguales. Sin embargo, si el hijo o descendiente fallecido sin descendencia, ha dejado a un cónyuge viudo, éste último disfrutará del usufructo de un tercio de la porción hereditaria.

2. Padres por partes iguales, al que sobreviva en caso de que uno hubiere fallecido o, en defecto de ambos, a los demás ascendientes. Si el fallecido deja cónyuge viudo a éste le corresponderá la mitad de la herencia en usufructo.

3. Viudo o viuda en defecto de ascendientes o descendientes, por la totalidad de la herencia.

4. Hermanos, tíos y primos sucesivamente y por este orden, por partes iguales.

5. Estado, sólo en el caso de que falten todos los anteriores.

En caso de falta de testamento, se requiere una declaración de herederos que se otorga ante el notario del domicilio del difunto o ante el Juez en el supuesto de que los herederos sean parientes lejanos. En este documento público se hace constar quiénes son los herederos legales del causante.

Por qué es necesario partir la herencia y en qué consiste Subir

La partición de la herencia es el acto por el que se asigna a cada uno de los herederos y legatarios los lotes que les corresponden de la herencia. 

La partición otorga mediante documento público ante notario, sin perjuicio de la partición que haga el Juez a falta de acuerdo entre los herederos a solicitud de cualquiera de ellos.

Sin este documento resulta imposible inscribir en los registros públicos el cambio de titularidad de los bienes del fallecido indispensable para la inscripción de futuras transmisiones de acuerdo al principio de tracto sucesivo, ni utilizar las cuentas bancarias e instrumentos financieros en entidades de crédito o de servicios de inversión.

Qué documentos son necesarios Subir

1. Certificado de defunción que puede solicitarse al Registro Civil del lugar en que falleció el causante y da fe de que éste ha fallecido. Conviene solicitar tres ejemplares para las diferentes gestiones.

2. Certificado del Registro de Actos de Última Voluntad que se puede solicitar a través del Ministerio de Justicia, presentando un certificado de defunción. Da fe de que el causante ha otorgado o no testamento e identifica la escritura y el notario ante el que fue otorgado.

3. Copia auténtica del Testamento, en su caso, que se solicita al Notario ante quién fue otorgado.

4. En caso de que no exista testamento, será necesaria la declaración de herederos.

Qué personas hacen la partición Subir

La partición de la herencia puede hacerse en presencia de Notario en caso de que exista unanimidad entre los herederos sobre el reparto de los bienes. Debe tenerse en cuenta, ante todo, que la partición de la herencia ante el Notario exige el acuerdo unánime de los herederos. En caso de desacuerdo, la partición la hará el Juez, a solicitud de cualquiera de los herederos. 

En caso de que se efectúe ante el notario, si existe testamento, deberán acudir todos los herederos, legatarios y legitimarios. Si no existe testamento acudirán los herederos que hayan sido públicamente declarados tales.

Comentario especial merece el supuesto en que el testador haya designado un contador partidor. Esta persona, como encargada para repartir los bienes del causante, puede otorgar escritura de partición sin necesidad de que acudan los herederos, que simultánea o posteriormente podrán aceptar la herencia. Si el causante estaba casado en sociedad de gananciales, hará junto con el viudo la liquidación de la misma, como se expone en el siguiente apartado.

Qué actos son previamente necesarios para la partición Subir

Se trata de actos previos necesarios para determinar qué bienes constituyen la herencia:

En caso de que el fallecido no estuviera casado en régimen de separación de bienes, deberá previamente a la partición liquidarse la sociedad conyugal y repartirse los bienes.

Si el padre o la madre fallecido han donado en vida bienes a alguno de sus hijos, el importe de dicha donación se deducirá de la porción hereditaria correspondiente al donatario, salvo que el causante dispusiera lo contrario en el testamento o al momento de hacer la donación.

Quién, cuánto y cuándo se debe pagar a Hacienda Subir

El impuesto de sucesiones y donaciones tiene especialidades en cada comunidad autónoma, sin hacer mención de los derechos forales, por lo que en este apartado nos referimos al derecho común.

El sujeto pasivo del impuesto es el heredero o legatario.

El importe depende de los siguientes elementos conforme a escala progresiva y coeficientes:

a) El valor de los bienes que el heredero o legatario reciba.

b) El grado de parentesco en el fallecido.

c) El patrimonio inmediatamente anterior del heredero o legatario.

d) Las reducciones y exenciones a que se tengan derecho.

Entre las deducciones se pueden contar, por ejemplo, los gastos de sepelio o las deudas del causante bajo ciertas condiciones legales. Entre las reducciones más importantes se encuentran la correspondiente a la herencia de la vivienda que constituía el domicilio particular del causante o a la empresa familiar con las condiciones legalmente exigidas.

El plazo máximo para presentar instancia de liquidación del impuesto ante la administración competente es de seis meses desde el fallecimiento del causante, transcurrido el cual, Hacienda cobrará los recargos e intereses de demora pertinentes. 

Además del impuesto de sucesiones y donaciones deberá tenerse en cuenta el impuesto de plusvalía.